fbpx

Cómo ayudar a tu hijo a dormir bien por la noche

Puede que no sea una sorpresa para ti que el sueño sea tan importante como la nutrición y el ejercicio. Los expertos en sueño recientemente han podido demostrar que el sueño permite que las células del cerebro se limpien cada noche, eliminando las toxinas que causan enfermedades.

Del mismo modo, es importante ayudar a tu hijo a dormir bien durante la noche, ya que las investigaciones han demostrado que cuando los niños duermen lo que necesitan, pueden tener un menor riesgo de desarrollar enfermedades, así como menos problemas de aprendizaje y atención.

La cantidad de sueño que tu hijo necesita depende de su edad. Por lo general, cuanto más pequeño es un niño, más sueño necesita y los recién nacidos necesitan hasta 18 horas por día. 

En Mitete, a menudo nos preguntan, ¿por qué mi hijo no duerme toda la noche? Aquí hay 5 sugerencias para ayudar a que vuestros hijos puedan dormir bien por la noche:

1. Administrar su rutina de acostarse

Intenta crear una rutina constante basada en la hora de acostarse cada noche puede ayudar a tu hijo a dormir bien por la noche. Esta rutina debe durar menos de una hora, incluida la hora del baño. Para los niños menores de 10 años, se recomienda que la hora de acostarse sea antes de las 9 pm, ya que los estudios han demostrado que los niños que se van a la cama después de las 9 pm normalmente tardan más en conciliar el sueño y se despiertan con más frecuencia durante la noche.

2. Crea el ambiente adecuado para ayudar a tu hijo a dormir bien por la noche

La luz y la temperatura de la habitación en la que duerme un niño por la noche puede hacer una gran diferencia en su capacidad para dormir. Trata de mantener la misma temperatura y nivel de luz en la habitación de tu hijo durante la noche para ayudarlo a dormir bien. Los mecanismos biológicos de su cuerpo hacen que la forma más saludable de dormir sea en la oscuridad. Las hormonas que son necesarias para hacer dormir a su cuerpo pueden ser interrumpidas por la contaminación lumínica. Esto incluye luces de noche o relojes brillantes. Si tus hijos le temen a la oscuridad, intenta poner la luz nocturna fuera de su habitación y apágala cuando estén dormidos. Las cortinas opacas pueden ayudar a evitar que el sol de la mañana las despierte demasiado temprano.

Los alérgenos que causan picazón también pueden ser una razón por la cual algunos niños tienen problemas para quedarse dormidos o levantarse con frecuencia durante la noche. El pijama y las sábanas de algodón orgánico con bajo contenido de alérgenos pueden ser útiles, así como el uso de detergentes para ropa sensibles. 

3. Desenchufa

Solo dos horas de tiempo de pantalla antes de acostarse es suficiente para reducir los niveles de melatonina, una sustancia química que se produce naturalmente en la noche para decirle al cuerpo que duerma. La investigación realizada por pediatras encontró que solo una hora de videojuegos antes de acostarse mostraba una interrupción significativa del sueño en los niños. Por lo tanto, elimina el tiempo de pantalla después de la hora de la cena. En su lugar, tomaté un tiempo para leer con tu hijo! Leer cuentos para dormir es una manera fantástica de preparar a tu hijo para dormir. No solo les ayuda a aprender, sino que tiene una ventaja adicional de ayudarlos a calmarse y relajarse. Ese momento especial en el que lees la lectura también ayuda con la unión y esto ayuda a la relajación.

4. Nutrición para ayudar a tu hijo a dormir bien

La nutrición juega un papel importante en la capacidad de dormir. Algunos padres pueden tratar de agregar porciones de frutas adicionales antes de acostarse teniendo en cuenta los mejores intereses de sus hijos. Sin embargo, esto puede estar agregando demasiada energía antes de acostarse. Si tu hijo tiene hambre, los alimentos que combinan proteínas y carbohidratos como la avena con la leche forman aminoácidos que actúan como triptófano. Esta es la sustancia química que te hace sentir sueño. Otros alimentos que ayudan a dormir incluyen yogurt, plátanos, carne de pollo, huevos y atún. No hace falta decirlo; evita los alimentos azucarados!

5. Haz de la hora de acostarse un momento especial

Por último, hacer que la hora de acostarse él o ella lo sienta como un momento especial. Esto hace que los niños miren hacia esa hora cada noche. Asegurar una rutina predecible a la hora de acostarse que incluya acurrucarse contigo para un cuento antes de acostarse y una charla puede calmar a tu hijo y ayudarlo a quedarse dormido más fácilmente. Cuando los niños se sienten amados, tienden a sentirse más relajados. Disfrutad de este momento especial juntos!

Ponte en contacto con nosotros hoy

Los programas preescolares de educación infantil de alta calidad, como los que ofrecemos en la Escuela Infantil Mitete, pueden ayudaros a preparar a vuestros niños para el futuro éxito académico, social y emocional. 

Contáctanos o visítanos en para obtener más información sobre la educación infantil.

Esta web utiliza cookies, puedes ver aquí la Política de Cookies. Si continúas navegando, estás aceptándola.